web analytics
Pages Navigation Menu

Accidentes Automovilisticos

Efectos del Alcohol

A los conductores se les considera bajo los efectos del alcohol, cuando sus niveles del alcohol en sangre son mayores que 0,08 gramos por decilitro (g/dL). Por lo tanto, en el caso de que un conductor cause un accidente mortal una tasa alcohol mayora esta, las penas serán más graves ya que se consideran como muertes inducidas por conducción bajo los efectos del alcohol. El término conductor se refiere a aquella persona que maneja un vehículo a motor, incluyendo una motocicleta.  Los efectos del alcohol en la conducción pueden ser graves.

Las estimaciones de los efectos del alcohol en la conducción se generan utilizando valores reportados por la el sistema de análisis de fatalidades (FARS). La expresión “bajo los efectos del alcohol” no indica que un accidente o incluso de una muerte fue causada por el consumo de alcohol sino por la imprudencia de haberlo consumido.

En el año 2010, más de 10,000 personas perecieron en accidentes de tránsito relacionados con el consumo de alcohol. Esos accidentes vehiculares debido a la negligencia de conductores representaron el 31 por ciento de todas las muertes en accidentes de tráfico de los Estados Unidos.

Las víctimas mortales en accidentes de tráfico causados por conductores bajo los efectos del alcohol disminuyeron en un 4.9 por ciento entre el año 2009 y el 2010. La tasa de mortalidad por cada millón de millas recorridas por un vehículo conducido por un conductor borracho se redujo de 0,36 en 2009 a 0,34 en 2010.

El promedio de víctimas mortales bajo los efectos del alcohol es producido cada 51 minutos en el año 2010.

En el año 2010, todos los 50 estados, el distrito de Columbia y Puerto Rico crearon una ley donde se considera ilegal el conducir con una tasa de al col en sangre mayor a .08 ya que de las 10,228 personas que perecieron en las carreteras de Estados Unidos, 6627 conducción bajo los efectos del alcohol. Las muertes restantes fueron aquellas donde los ocupantes perdieron la vida por motivos de la negligencia de otra persona.